viernes, 5 de abril de 2013

vigilantes


"Las calles son arroyos, y los arroyos están llenos de sangre... y cuando los desagües se atasquen, todos los gusanos se ahogarán".
-The Watchmen




esta ciudad tiene rabia y sus calles muerden/ el pavimento es un solo arroyo de baba espumosa y sangre remojándonos los pies/ pensé en hacerme una balsa de algo muy pendejo como huesos y poesía pero no pudo flotar/ yo sabía que no iba a flotar/ a lo mejor si hubiera tenido otra cosa/ y ahora tengo que caminar descalza entre las fiebres/ por calles con nombres de árboles que ya se murieron de frío/ sometida al capricho del viento/ con las cuencas llenas de arena/ y los labios turgentes de veneno/ con los dedos articulados por los jamases y los nuncas que exhalan los cadáveres/ mientras siento el llanto de niños prostitutas locos/ todos santos por igual/ dándome pellizcos en el tórax/ mientras escucho balazos que ya no pasan/ rompiendo cristales y cuerpos/ y huelo el gas que emana de la barriga hinchada de mi pueblo/ cuando se sienta a pistear y a cantar canciones tristes por las noches/ esperando a que a la luna le den ganas de ser héroe/ la ciudad tiene rabia y limpiarle la boca no es la cura/ la ciudad tiene un cáncer lagartija/ se tiene miedo/ yo la veo temblar poquito cuando las luces mercuriales apenas empiezan a brillar/ y en ese momento la gente quisiera volver a casa/ pero aquí rara vez morimos en nuestra cama

2 comentarios:

Ser Filosofista dijo...

Hacer de algo feo algo bonito.

Dalia Pineda dijo...

Así se siente.