martes, 10 de mayo de 2011

Sólo sé que al rumor de tus tangos, Malena, te siento más buena, más buena que yo.

Pero si usted me cantara....

No, usted no necesita cantar.
Si su nombre ya es música de trenes y naranjos,
de nostalgias.
Si su voz ya venció a la muerte.
Si su corazón es un verso palpitando en mi pecho.

Usted es mi tango, Malena.
Y sólo para usted soy muñeca.

2 comentarios:

zullyale dijo...

Salud por ella!!

Por que su nombre siga danzando con su muñeca!!

:)

Elena dijo...

No había tenido los dedos para comentar estaban en diligencia con Calcaño jojo

Que bella la foto, ¿eres tu?

Cuando era pequeña mi mama me daba una cuchara con azúcar cuando tenía hipo, seguido no de un “toma” así cortante sin más ni menos, no sé que serviría su voz o la cuchara con azúcar.

Puedes intentarlo, suena más dulce que un susto :p

Saludillos.